"Por un Mazatlán mas limpio para nuestros hijos"

Absolutamente todos los productos o servicios que consumimos: la ropa, los muebles, la luz, las casas, las latas, las botellas y todo lo que nos rodea, tienen su origen en los recursos naturales.
Estar concientes de esto y comprar solo lo que realmente necesitamos,  nos permitirá tomar decisiones y realizar un consumo responsable.
Recuerda, entregar a nuestros hijos un planeta donde se pueda tener una vida digna depende de lo que hagamos hoy.

 

·         Adquiere sólo lo que necesites; recuerda que no vales por lo que tienes, sino por lo que eres.

·         Adquiere artículos por su contenido, no sólo por lo atractivo de su presentación. Revisa la información en la etiqueta y compara precios.

·         Prefiere productos con empaques fabricados con materiales reciclables; con ello contribuyes a que se consuman menos recursos naturales.

·         Compra productos empacados de forma más sencilla y con menos plásticos.

·         Reduce al mínimo el uso de productos desechables.

·         Si tienes opción, elige envases retornables.

·         Prefiere los productos cuyos envases de plástico tengan el logotipo de reciclable o reciclado.

·         Reutiliza las bolsas del súper para las compras, separar los residuos y recoger los excrementos de tu mascota, entre otras opciones.

·         Compra limpiadores y productos de limpieza que en la etiqueta diga que son biodegradables.

·         Si depositas el papel higiénico en el escusado, cómpralo blanco, ya que el de color contamina el agua.

·         Compra de preferencia productos elaborados localmente.

·         Nunca compres productos derivados de especies en peligro de extinción, como corales, carey, huevos de tortuga, plumas de aves o pieles de animales. Existen artículos como zapatos, bolsas o cinturones elaborados con especies provenientes de criaderos legales; revisa su etiqueta de certificación.

·         No compres animales exóticos como mascota. Ellos necesitan vivir libres en su propio ambiente.

·         En Navidad, si compras un árbol natural, revisa que haya sido cultivado en plantaciones forestales y que cumpla la norma establecida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Verifica la etiqueta que indica la procedencia del árbol.Prefiere árboles con raíz para poder plantarlos más tarde en un jardín o una maceta.

 

  Y tú ¿Ya le entraste al reciclaje? 

No conviertas en basura los residuos reciclables. Unete a las mas de cuatro mil personas que ya separan sus residuos.

- Junta y aplasta las latas de aluminio para reducir su volumen.

- Amarra el periódico, las revistas, las hojas de papel y el cartón para facilitar su manejo y traslado. Consérvalos limpios y secos para que puedan reciclarse.

- A los envases de refresco y agua (PET), quítales la tapa y aplástalos.

- Enjuaga ligeramente y aplasta todos los envases y botellas de plástico, esto facilita su clasificación y reciclaje.

- No tires las pilas. Júntalas en un frasco.

 

La elevada generación de basura y su manejo inadecuado ocasionan problemas de salud, una desagradable imagen en los campos y ciudades, así como la contaminación del suelo, el agua y el aire. Esto se debe principalmente al aumento de la población y a las formas de producción y consumo orientadas a una cultura de desperdicio. Participemos en la solución del problema.

¡Todos a separar los residuos!

 

  • Prefiere lavar que desechar: en fiestas y días de campo prefiere utensilios lavables; para tus bebidas en el trabajo utiliza una taza de cerámica o un vaso de vidrio.
  • Reutiliza al máximo todos los artículos o productos antes de deshacerte de ellos. Por ejemplo, usa las hojas de papel por ambos lados; transforma las latas en lapiceros  o macetas; utiliza bolsa de mandado en lugar de tantas bolsas de plástico, fabrica juguetes con cajas usadas. ¡Dale vuelo a tu imaginación!
  • Organiza ventas de garaje de los artículos que ya no te son útiles, pero que pueden servir a otras personas. La donación es una buena práctica.
  • Reciclar es más fácil si separas tus residuos

 

Las tres "R" de la ecología son Reducir, Reutilizar y Reciclar.

 

Recicla…

Reciclar consiste en moler y procesar los materiales una y otra vez para hacer nuevos productos reduciendo en forma significativa la utilización de nuevas materias primas.

¿Qué tipo de basura se recicla?
Se recicla todo lo que sirva para hacer nuevos productos.

  • Papel y cartón
  • Metales (hojalata, aluminio, plomo, zinc, etc)
  • Plásticos (botellas de agua , refresco, leche, cloro, yogurt, etcétera) enjuagados para que no huelan mal.

 

Reciclar se traduce en:

  • Ahorro de energía
  • Ahorro de agua potable
  • Ahorro de materias primas
  • Menor impacto en los ecosistemas y sus recursos naturales

Ahorro de tiempo, dinero y esfuerzo

 

 

Reduce…

Todo aquello que compras y consumes tiene una relación directa con lo que tiras. Por ello, consume racionalmente y evita el derroche. Además, aplasta cajas, latas y botellas de plástico.

Sigue estas recomendaciones para dar un respiro a nuestro planeta:


- Elige los productos con menos envoltorios
- Reduce el uso de productos tóxicos y contaminantes- Lleva a la compra una bolsa de tela o el carrito
- Disminuye el uso de papel de aluminio
- Limita el consumo de productos de usar y tirar
- Reduce el consumo de energía y agua

 

 

Reutiliza…

Reutilizar consiste en darle la máxima utilidad a las cosas sin necesidad de destruirlas o deshacernos de ellas. De esta forma ahorramos la energía que se hubiera destinado para hacer dicho producto.
Cuantos más objetos reutilices, menos basura producirás y menos recursos naturales "gastarás". Sigue estos sencillos consejos:

  • Compra líquidos en botellas  retornables
  • Utiliza el papel por las dos caras
  • Regala la ropa que y cosas que ya no usas.